Contingut d'usuari Aquest contingut ha estat redactat per un usuari d'El Periódico i revisat, abans de publicar-se, per la redacció d'El Periódico.

"El teletrabajo sí es obligatorio"

"El teletrabajo sí es obligatorio"

Manu Mitru

Javier Martínez Solano

En estos días en los que tanto se habla de limitar la movilidad y las reuniones con familiares y amigos, se está 'olvidando' en los medios de comunicación otro debate no menos importante: el de la movilidad laboral y el trabajo presencial, otra fuente más que probable de contagio de covid-19.

Entretots

Publica una carta del lector

Escriu un post per publicar a l'edició impresa i a la web

En Catalunya, desde el 29 de octubre, los desplazamientos al trabajo están limitados a aquellos casos imprescindibles en los que la tarea no pueda desarrollarse mediante teletrabajo. Por muchas interpretaciones alternativas que quieran inventarse los departamentos de recursos humanos, la resolución del Departament de Salut es clara, sin ambigüedades: las empresas deben limitar al máximo la movilidad laboral de sus empleados y, "a tal efecto -textualmente- han de implementar teletrabajo salvo en los casos imprescindibles".

Pese a no tener competencias plenas en materia de trabajo -la excusa en la que se escudan las patronales para hacer caso omiso de la orden-, el Govern, ejerciendo las competencias que sí que posee en salud, ha dado una instrucción inequívoca a las empresas: eviten tener empleados en las oficinas. Una instrucción que se podría enmarcar en el mismo ámbito de prevención de riesgos que la de usar casco y arnés en una obra, si se me permite la comparación simplificada.

Vistos los datos diarios de tráfico y movilidad, así como las imágenes de transportes públicos abarrotados, llego a la sorprendente conclusión de que la desescalada de septiembre ha convertido a muchas empresas en analfabetas digitales. De repente se han vuelto incapaces de dotar de permisos de conexión telemática segura a sus empleados, pese a haber tenido sistemas plenos de teletrabajo durante los meses más duros del confinamiento y las restricciones. No menos sorprendente es que hasta a los sindicatos principales les cuesta reconocer -o lo hacen con la boca pequeña- que este incumplimiento es plenamente denunciable.

Participacions delslectors

Mésdebats

El debat