El Periódico

EN DIRECTE El Madrid guanya l'alabes (4-0)

L'aportació dels lectors

Publica una carta del lector

Nosotros, 'los olvidados' de Carles Puigdemont

AFP / TOBIAS SCHWARZ

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, en Berlín, el pasado 25 de julio.

Alberto Baró VidalSant Cugat del Vallès

¿Què opines del tema de discussió? ¿Què et sembla l'aportació d'aquest usuari? Envia la teva opinió per participar en el debat.

Dijous, 9 d'agost del 2018 - 08:45 h

Estuve en la consulta independentista de 2014 votando 'no'. Y hasta 2015 podríamos decir que siempre me había sido considerado un catalanista moderado. Poco amante de los nacionalismos (todos), poco amigo de las banderas (todas) y muy fan de las discusiones ideológicas apasionadas con amigos y familiares.

Recuerdo que me movía cómodo y sin complejos entre la derecha nacionalista de CiU (puede parecer contradictorio pero el éxito de CiU fue crear un partido transversal donde cabíamos todos) y la izquierda socialista.

Así era yo. Y digo "era" porque un día el independentismo decidió que la gente como yo ya no íbamos a ser catalanistas nuncas más. Seríamos "traidores", "feixistes", "botiflers", "ignorantes", "borregos", "unionistas", "españolistas". Y una retahíla interminable de calificativos poco cariñosos con los que nuestros paisanos y convecinos nos dan los 'buenos días' cada vez que intentamos exponer nuestra postura no independentista. Pero sobre todo, seríamos 'Los olvidados'.

Recapitulemos. Septiembre 2015. Artur Mas convoca 'Las Plebiscitarias'. El independentismo gana las elecciones con mayoría absoluta (parlamentaria) pero pierde el plebiscito (sin mayoría social). Aún recuerdo a Antonio Baños admitiendo en público la derrota del plebiscito.

Pero, ¿qué más da? Llegó Carles Puigdemont y junto a sus socios de ERC decidieron que un 47,78% de la masa social catalana era suficiente para poner en marcha el famoso 'Full de Ruta', o lo que viene a ser proclamar la independencia unilateral en 18 meses. ¡Ole tú!

Públicamente, se nos hablaba de la necesidad de "ampliar la base" independentista pero los hechos consumados nos decían todo lo contrario: se aprobaron leyes pese a las reticencias del Consell de Garanties Estatutàries; se desobedecieron 5 notificaciones del TC; se convocó el referéndum del 1-0 e incluso, pese a las advertencias de colegas catalanes, españoles y europeos, se decidió escenificar la proclamación de la república catalana a través de la DUI. Todo ello, ignorando a más de la mitad de la sociedad catalana.

Y claro, después de liarla parda, huyó a Belgica. Ups, verbalizar el concepto "huído" en vez "exiliado" ya es síntoma de mi españolismo retrógado. En fin, actualmente las cosas están así: o compras el relato de Puigdemont (y de Quim Torra i Pla) o eres un facha que apoya la violencia en las calles.

Repetid conmigo niños, como diría el Gran Wyoming: "No son fugados, son 'exiliados'; "no nos saltamos las leyes democráticas de un Estado, seguimos el 'mandat democràtic de l'1-O'"-; "no son políticos presos por sus actos fuera de la ley, son 'presos polítics' de un estado opresor-; "no pactamos más autonomía para Catalunya, 'fem república' de una república inexistente.

Y más: hay que insistir como un martillo pilón en que "la voluntat del 47% dels catalans és la voluntat del poble catalá; y, por último, no olvidéis nunca que "llevar, pintar, colgar 'llaços grocs' es sinónimo de libertad y democracia, mientras que descolgarlos o borrarlos es una clara muestra de pertenecer a un comando fascista ultraviolento.

Ultranacionalistas españoles contra ultranacionalistas catalanes, tanto monta, monta tanto. Ambos señalando al otro como el malvado fascista.

¿Se darán cuenta algún día que son dos caras de una misma moneda? Mientras, sigue la partida de blancos y negros, obviando toda la gama de grises, y poniendo en riesgo aquello que más queremos todos: Catalunya.

Participacions dels lectors

El veganismo, un privilegio de pocos

Marina González Munné Teià

¿Desde cuándo apoyar un movimiento que defiende los derechos de los animales supone una alta inver... continuar llegint

Durán i Lleida i 'El risc de la mentida'

Josep Gil Barcelona

Josep Antoni Durán i Lleida, "pujolista" acèrrim, ha sigut un insigne polític del panorama de la política espanyola&... continuar llegint

La positiva medida de los fichajes mediáticos en política

Jordi Querol Barcelona

La idea de los fichajes mediáticos que nuestros partidos políticos están poniendo en práctica estos últimos día... continuar llegint

"El nacionalismo ha decidido que no se puede ser catalán y español"

Marcos García Barcelona

Tengo 40 años y he nacido en Catalunya, mis hijos también. Me considero catalán, español, europeo&#... continuar llegint

El artículo de Sardà que se pasó de provocación

Alfredo Calatrava Alonso Pallejà

En respuesta a Xavier Sardá por su articulo... continuar llegint

Un altre desnonament tràgic a Estanyol

Eulàlia Isabel Rodríguez Pitarque Torroella de Montgrí

S'ha trobat una dona sense vida el dia que l'anaven a desnonar del mas on vivia a Estanyol, prop de Bescanó. Ha... continuar llegint

La represión de los lazos amarillos por la democracia

Josep Gil Barcelona

De imperdonable se puede calificar la demostración de fuerza represiva ejercida por la minoría de C's y PP (incluso PSC) en Catalunya, con... continuar llegint

Abusos a menores: consentimiento, sumisión y humillación

Alejandro de Gregorio-Rocasolano Barcelona

En los casos de abusos a menores, siempre hay una diferencia de edad, de envergadura física, de jerarquía que obligan a la víctima, entre otros... continuar llegint

La idiosincrasia de la empatía tóxica

Eduardo Cassano Barcelona

Imaginen que a su grupo de amigos llega una persona nueva. Habrá personas que se esfuercen en integrarl... continuar llegint