Hemos olvidado la importancia del silencio

Trànsit intens en un accés de la Ronda de Dalt de Barcelona a l’altura de la Vall d’Hebron, al novembre.

Trànsit intens en un accés de la Ronda de Dalt de Barcelona a l’altura de la Vall d’Hebron, al novembre. / ALBERT BERTRAN

Patricia Moreno

Hoy en día, la sociedad se compone de seres vivos y ruido. Mucho ruido. La verdad es que encontramos ruido por todas partes, desde que nos levantamos con la maldita alarma del despertador hasta que nos vamos a dormir.

Entretots

Publica una carta del lector

Escriu un post per publicar a l'edició impresa i a la web

Mi jornada empieza normalmente a las 8 de la mañana. Salgo de casa y sé que el ruido de la ciudad va a acompañarme durante todo el día. Ya sea el ruido del tráfico, el claxon de los coches, el de la pareja de turno discutiendo en la cola del supermercado o el la música que traspasa los auriculares del joven que va sentado a tu lado en el autobús.

Y con todo esto, hemos olvidado la importancia del silencio. Incluso cuando estamos solos en nuestra habitación. Así que, no olvidemos lo que dijo Anthony Strano, "no hay mejor manera de empezar y acabar el día que con una buena dosis de silencio". 

Participacions delslectors

Mésdebats