El Periódico

L'aportació dels lectors

Publica una carta del lector

Esa droga llamada ruido y cómo nos silenciamos a nosotros mismos

GUILLERMO MOLINER

Unos obreros realizan obras de asfaltado en un tramo de la avenida Diagonal y, a la derecha, imagen del volcado de asfalto en un tramo de la calle de Aragó.

Elisabet Subirana IglesiasSant Quirze del Vallès

¿Què opines del tema de discussió? ¿Què et sembla l'aportació d'aquest usuari? Envia la teva opinió per participar en el debat.

Dijous, 3 de novembre del 2016 - 10:30 h

El silencio está infravalorado. A veces las personas suelen incomodarse ante un silencio largo, como si fuera obligatorio rellenarlo de temas que a nadie le interesan. Hoy en día está de moda el ruido y el hablar más de la cuenta. El ruido y el silencio son tan opuestos que se necesitan. Así como los amores imposibles, que aún saber que no pueden estar juntos la presencia de ambos se vuelve imprescindible.

La verdad es que encontramos ruido por todas partes. Cuando nos levantarnos, lo hacemos con la alarma del despertador y deberíamos poder vernos las caras de felicidad en ese momento. Seguidamente salir a la calle es una completa sinfonía de ruidos. Los coches, la madre histérica riñendo a sus hijos que llegan tarde al colegio, la música heavy metal que traspasa los auriculares del joven que se sienta a tu derecha en el tren. Y no hablemos del jefe que está esperándote en la oficina para decirte todo lo que has hecho mal y debes corregir.

Aunque el ruido no siempre lo relacionamos como algo malo. Las personas necesitamos el ruido como medio de evasión. Nos gusta no pensar, a veces realmente necesitamos no hacerlo. El ruido es una droga. Cuando te acostumbras a ella la necesitas más y más, como cuando subes el volumen de la música y a los diez minutos la necesitas un poquito más fuerte. Salir de fiesta no sería lo mismo si en vez de música hubiera silencio. Desfasar, gritar, saltar en un espacio donde no vas a destacar más de la cuenta porque el ruido disfraza todos tus actos. Es una forma de liberación. Todos conocemos esta sensación.Los ruidos no siempre son externos. A veces el ruido surge en nuestro interior. Curiosamente cuando en el exterior hay ruido no nos escuchamos nuestros pensamientos permanecen en silencio. De la misma manera en un ambiente silencioso el ruido interno crece progresivamente. Quizás sea por eso que a las personas muchas veces no nos guste el silencio y buscamos el ruido cómo método de evasión.

Porque significa que posiblemente todo aquello que no queremos pensar surja cuando menos lo esperemos, como un caracol después de la lluvia. Pero la verdad es que deberíamos escucharnos un poco más y aprender a convivir con el silencio y nuestros miedos. Aprender y entender la espiritualidad que hay detrás del silencio que nos permite apreciar más los detalles, tanto en uno mismo cómo en el exterior. Deberíamos aprender a no sentirnos incómodos en silencio con alguien, porque a veces sobran frases como "que buen día hace hoy, no?". Y faltan miradas cómplices o sonrisas silenciosas.No podríamos vivir sin ruido y tampoco sin silencio. Pero debemos aprender a vivir y manejarnos en los dos ambientes entendiendo que siempre hay espacio para una de las dos.

Participacions dels lectors

Los jóvenes, los que luchan por cambiar el mundo

Luis Fernando Crespo Zorita Alcalá de Henares

El género, la edad, y el origen, privilegios que creíamos históricamente superados por  el desarrollo y la globalización nunca lo han estado, y son percibidos p... continuar llegint

Catalunya logrará la independencia por demérito de España

Miquel González Quintana Manresa

He tenido alguna conversación sobre el proceso independentista con amigos que aún no han hecho su camino de Damasco ni se han caído del ca... continuar llegint

El FMI, ¿consciente o consecuente?

Aitor Alaña Pérez Ferrol

He recibido estupefacto la noticia del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre el reparto de la riqueza: una institución que en los últi... continuar llegint

Misèries judicials al 'cas Nóos'

Marta Mato Sant Coloma de Farners

Que baixi del cel, però que es faci justícia. I que la justícia ens equipari en drets, deures i privilegis. Massa sovint, però, la justícia es ... continuar llegint

Alfonso Guerra, el retorno

Jaume Farrés Boada Olesa de Montserrat

Alfonso Guerra sempre ha estat un personatge curiós. A la seva època daurada, quan el PSOE tenia majoria absoluta, representava la ... continuar llegint

Políticos que tienen demasiada prisa

Juan José González Andrés Esplugues de Llobregat

Estamos inmersos en una vorágine donde las cosas pasan tan deprisa que no permiten reflexionar sobre los acontecimientos ni valorar las po... continuar llegint

Robots, ¿más humanos que las personas?

Juan Pablo Quijano Barcelona

La primera señal fue cuando tuve que resolver una de esas estúpidas 'captchas' para demostrar que no era un robot. La primera alarma, cuando no... continuar llegint

¿Es normal que los trabajadores vivan peor que en 1987?

Andrés J. Moreno Vilaseca

Una madrugada de febrero de 1987 me desperté y no podía dormir pensando en unas declaraciones que había leído de Carlos Solch... continuar llegint

Els animals no són objectes

Josep Vilà Batlle Olesa de Montserrat

Fa només uns dies, el Congrés va aprovar per unanimitat una proposició no de llei, presentada a iniciativa de Ciudadanos ... continuar llegint