El Periódico de Catalunya

Dijous 22 febrer 2018

Iniciar sessió

Inicia sessió amb el teu compte d'El Periódico

He oblidat la contrasenya Política de privacitat

Si no ets usuari, registra't

Alquila un disfraz con guion personalizado

«Sabemos el lugar exacto que ocupas en la historia», te prometen a lo vidente. En La Pimpinela de Sarrià, te dirán qué ponerte en Carnaval y te meterán en el papel

Alquila un disfraz con guion personalizado

RICARD FADRIQUE

Alquila un disfraz con guion personalizado

RICARD FADRIQUE

“Sabemos el lugar exacto que ocupas en la historia y te trasladaremos a él”, promete Ramón a todo el que cruza su puerta, como si te estuviera esperando en la salida trasera el DeLorean de 'Regreso al futuro'. Dos minutos con él y no sabrás si has venido a una tienda de disfraces o a un vidente. Ramón te mira de arriba abajo, asiente con la cabeza a lo terapeuta y te convierte en otra persona con soltura de hada madrina en lo que tardas en decir “¿qué disfraces tiene?”. Aquí se alquilan trajes con guion personalizado. “Para que te metas en el papel del disfraz”.  

Esto es La Pimpinela de Sarriá, aunque hace seis años que no está en Sarrià (avenida Príncep d'Astúries, 8 bis). “Fui el primero en alquilar disfraces”, dice Ramón sacando pecho. Lleva 30 años en esto.

Ramón Regada es actor, cuentacuentos, Papá Noel a domicilio. Un Mortadelo de carne y hueso. “Me he hecho pasar por cosas muy raras”, reconoce. Se ha colado en un 'box' de fórmula 1 vestido de hindú, entró en un barco pasándose por almirante, hasta ha casado a una pareja disfrazado de Elvis. Nunca ha sentido vergüenza, asegura. A estas alturas ha pasado a nivel terapeuta del disfraz. “A mí lo que me gusta es que la gente se lo pase bien”, se encoge de hombros.

La fuerza te acompaña según entras. Ahí está la plana mayor de 'Star wars': Darth Vader, Yoda, Chewbacca, los moños falleros de la princesa Leia. “La gente me paga por hacerse fotos en el escaparate”, cuenta Ramón. Dentro se te queda cara de buscar a Wally. Hay 3.500 trajes aquí metidos. De superhéroes a chaqués. Trajes de los años 60 “de verdad”, puntualiza el dueño, una camisa jamaicana que “se supone que está comprada en la tienda donde compraba Bob Marley”. Hasta un traje otomano de la primera guerra mundial.      

5 disfraces ‘top’

Esto es lo que se verá por las calles este Carnaval, según las previsiones de la tienda Atucom (Roger de Llúria, 27). 

1. Guardias civiles
Es el disfraz estrella de este año: o vas de uniforme o de Piolín.

2. Unicornios
Será un piropo decir «¡y un cuerno!». Los ubicuos unicornios se reproducen en formato disfraz: mono, cabeza con cuerno, máscaras de látex.   

3. Juego de tronos
Ellos quieren ser Jon Nieve; ellas, Daenerys, la madre de dragones. Y con el frío que hace, seguro que ya se te ha puesto acento de Invernalia. 

4. El sombrerero loco
El país de las maravillas vuelve a estar de moda, no se sabe muy bien por qué. Se verán muchos sombrereros locos, Alicias y reinas de corazones.

5. Piratas
A lo Jack Sparrow, el de 'Piratas del Caribe'. Es un clásico de los carnavales. Este año tendrán barcos que abordar por la calle: los de Piolín.

¿No sabes de qué disfrazarte este Carnaval? Aunque lo tengas claro, Ramón te va a poner lo que a él le dé la gana. “Yo te podría ver de una mujer un poco misteriosa”, predice nada más verte. “Una mujer con poder –mantiene el tono de 'Cuarto milenio'-. Una mujer que ha vivido cerca de aquí. Una mujer romana: Gala Placidia”, desvela al fin. Te da un traje granate, “que veo que te gusta” –es el color del jersey que llevas-, y su respectivo guion existencial: te detalla la vida de Gala Placidia hasta que ve que levantas la barbilla con dignidad histórica. “Y te falta un romano –se ríe-. También lo tengo, si quieres, tipo Brad Pitt”.

Si vienes y dices que eres Superman, Ramón te dirá: “Pues tengo kriptonita”. Oye, y abre una cajita con la S superhormonada y te da una piedra. Si te alquila un traje de enterrador, te dará un metro para que midas a los futuros muertos. Si te da pantalones campaneros de Abba, te propondrá que imites 'Mamma mia!'. “Tengo hasta un sitio localizado muy bueno para hacer exteriores con un faro”. ¿El precio? De 30 a 50 euros.

¿Qué por qué hay que disfrazarse? “El disfraz te hace perder la vergüenza –responde Ramón-. La gente lo necesita para desinhibirse un poco. Para demostrar qué podría llegar a ser”. Y para olvidarse del “¿qué van a pensar de mí?”. “Cuando te disfrazas, puedes ocupar ese lugar histórico que te corresponde en la vida –insiste-. Es un clic. Y a veces para hacer este clic solo necesitas una máscara”.