Anar al contingut
Estrella Montolío: "Los equipos directivos mixtos funcionan mejor"

ALBERT BERTRAN

Estrella Montolío: "Los equipos directivos mixtos funcionan mejor"

Núria Navarro

En tiempos en que las palabras significan una cosa y capaz que la contraria, y en que la 'claridad' del populismo emponzoña a sociedades razonablemente ilustradas, la lingüista Estrella Montolío, autora de 'Estrategias de comunicación para mujeres directivas’ y responsable del espacio 'Todo es lenguaje' de RNE, ofrece su arsenal de conocimientos para desenmascarar engaños, comunicar sin plomo y fomentar las relaciones igualitarias –el porcentaje de directivas en España se ha congelado en el 27%– en las corporaciones y la administración.

–¿El lenguaje es como el uranio enriquecido?
–¿En qué sentido?

–Inofensivo, hasta que alimenta una bomba nuclear.
–Tiene capacidad para grabar mensajes que finalmente cumplimos. Los gabinetes de psicólogos están llenos de gente que recibió instrucciones del tipo "eres un desastre" o "acabarás mal, seguro".

–No hay psicólogos para víctimas de "instrucciones" políticas.
–Los ciudadanos debemos desarrollar una mayor reflexividad sobre el lenguaje. Se ha estudiado sobre procesos biológicos como caminar, respirar o ingerir alimentos. Sabemos que no caminar tiene relación con el índice de colesterol, o qué significa comer de manera sana. En cambio falta reflexividad sobre el lenguaje, que es la capacidad que nos separa de nuestros primos los homínidos.

"Para que una idea tenga una cámara de eco debe existir una masa crítica de alrededor del 30%"

–¿Alguien ejemplar?
–Cuando pregunto a distintas personas quién es la figura pública que representa la buena comunicación, casi el 100% señala a Iñaki Gabilondo, un profesional que transmite credibilidad, solvencia y serenidad. Pero la mayoría no suele analizar la forma de comunicar.

–¿Qué fija unos mensajes y no otros?
–No solo que vale el mensaje sea potente, también debe haber cámara de eco.

–¿Cámara de eco? 
–Un ejemplo: todo lo que tiene que ver con el discurso de las mujeres está desaparecido. ¿Acaso no era valioso? De repente, 200 años después, recuperamos a Olympe de Gouges, autora de la 'Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana'. La cámara de eco aparece cuando existe una masa crítica de alrededor del 30%. También es importante quién y desde dónde se lanza la idea: no es lo mismo que yo la suelte en este bar que en 'El Hormiguero'.

–¿Se explica el triunfo de los mensajes de Trump, Bolsonaro o Salvini?
–Tiene que ver, por ejemplo, con una cierta percepción de inseguridad. Y digo 'percepción', suficiente para que los populistas logren resultados impensables hace unos años. Todos tienen en común que reclaman ser "uno más del pueblo", no pertenecer "a la casta", no "hablar como los políticos". Es lo que hace Marco Antonio en el funeral de Julio César: cambiar el estado de ánimo de la plebe mostrándose como uno de ellos.

"Lakoff habla de reenmarcar algunas verdades. Podemos hizo un ejercicio interesante al  recuperar la palabra 'patria'"

–"Hablo llanamente y solo digo lo que vosotros mismos sabéis".
–Sí. La antirretórica, a veces, puede resultar peligrosa. Lo importante es no confundir claridad y cercanía con populismo. Y eso pasa por la reflexividad sobre los usos del lenguaje. 'Copago', por ejemplo, es una invención interesante: suena colaborativo, pero en realidad es volver a pagar después de hacerlo a través de los impuestos. En realidad el 'copago' es un 'repago'.

–Los hay más delicados. 'Democracia', 'preso político', 'violencia', 'rebelión'...
–Es una pregunta que me hacen en toda organización en la que trabajo.

–¿Qué les responde?
–Que merece la respuesta de un analista político y yo no lo soy. George Lakoff habla de reenmarcar algunas verdades. Podemos hizo un ejercicio interesante cuando recuperó la palabra 'patria', muy ligada a la derecha más casposa. Valía la pena no perder un concepto que moviliza el corazón de mucha gente, así que lo redefinió: "Patriota es aquel que paga sus impuestos en España".

–'Violenta' es 'la manada' y quizá no una manifestación de ciudadanos desarmados.
–Es importante que cada especialista especifique qué tipo de definición maneja en un momento u otro. En el caso de 'la manada' hay una definición jurídica.

–El lenguaje es política, ¿no?
–La política se lleva a cabo a través del lenguaje. Otra cosa es plantear las ideas de determinado modo para que el otro llegue a conclusiones que nos interesan. Por eso es importante conocer las posibilidades del lenguaje, para evitar la manipulación.

–¿Y el patriarcado? Es autora de una guía de comunicación igualitaria.
–En ella analizo los mecanismos de comunicación en los que hay que desarrollar una reflexividad para que las mujeres juguemos en igualdad de condiciones.

"En el fondo, la palabra de las mujeres se percibe como de menor calidad que la de los hombres"

–Antes de nada, ¿aprueba el "nosotras" para hablar de ellos y ellas?
–Me parece interesante como procedimiento para mover a la reflexión. A mí me gusta oír a entrenadores de equipos femeninos de fútbol o de balonmano decir: "Hoy hemos estado muy acertadas". Él pone en valor el trabajo de ellas.

–¿Qué ocurre en otros ámbitos?
–Hay sobradas muestras de que, en los contextos mixtos, las mujeres somos interrumpidas con mayor frecuencia. Cuando interrumpen a una mujer y esta no reclama su turno, basta con que alguien de alto nivel intervenga en su favor, demostrando que las interrupciones no son bien recibidas.

–No sé si están por la labor.
–Ken Chenault, director general de American Express, es un líder en este frente. Cuando nota este tipo de interrupción, para la reunión. Otra idea es formar una coalición de mujeres, de modo que cuando una sea interrumpida, otra salte: "Un momento, ella decía algo que me interesa escuchar". En los países nórdicos, ninguna parlamentaria se levanta del escaño si habla otra mujer, poniendo las estrategias de género por encima de las de partido.

–Más: la apropiación de las buenas ideas.
–Las 'ideas pirata', un concepto que nació entre las mujeres del partido laborista noruego. Ahí también funcionaría el lobi. Si otra mujer percibe que una idea ha sido previamente dicha por una colega, cuando el 'pirata' la reformule y todo el mundo le aplauda, reivindica la autoría original. Refuerza la confianza y la organización sale ganando.

–Los hombres no son conscientes, asegura.
–No parto de que los hombres son malvados, ni mucho menos (tengo tres en casa). Además, hay mujeres que aplican el sesgo múcho más que los hombres. Creo que, en el fondo, la palabra de las mujeres se percibe como de menor calidad que la de los hombres, y esto no deja de estar conectado con que el número de colaboradoras y tertulianas en los medios es inferior.

–Siga denunciando.
–Otro fenómeno recurrente es que las mujeres no nos autoproponemos inmediatamente ante los retos. Mientras los hombres acostumbran a disimular sus dudas, las mujeres tienden a disimular su seguridad. Tienden a autocuestionarse y autosilenciarse.

"No conviene que los jefes planteen situaciones en las que no haya tiempo para pensar. Corren el riesgo de que desaparezcan las mujeres"

–Igual lo inteligente no es competir.
–Por eso una de las recomendaciones a jefes de equipo es que no es conveniente plantear situaciones en las que las personas no tengan tiempo para pensar, porque corremos el riesgo de que más mujeres desaparezcan. 

–¿Y eso cómo se hace?
–Si necesitas dos voluntarios para presentar el proyecto en otro lugar, dices algo como: "Si os parece, os lo pensáis y antes de las tres me comuncáis la decisión". Hay informes muy interesantes de Hewlett Packard que demuestran que las mujeres no se presentan a un ascenso si no cumplen con el 100% de los requisitos, mientras que los varones, cuando creen cumplir por encima del 50%, se lanzan. Hay que compensar la tendencia a la autoexigencia de las mujeres.

–¡Qué desgaste de energía!
–Por eso, en libros como 'Estrategias de Comunicación para Mujeres Directivas' y en la guías de uso interno, pido  la implicación de las personas con responsabilidad en los grupos humanos, tanto mujeres como hombres. Las organizaciones que lideran la innovación fomentan un estilo comunicativo más flexible y menos jerárquico.

–¿Ellos están dispuestos a aliarse?
–La recepción es fantástica. Porque es una cuestión funcional, tiene que ver con aprovechar al máximo todo el talento. Se ha demostrado que los equipos de dirección mixtos, fluyendo en sus potencias, son los que mejor funcionan.

–¿Y mientras no sea la tónica general?
–Es muy bueno que las mujeres profesionales estemos en red. Para no sentirnos solas.