El Periódico

L'aportació dels lectors

Publica una carta del lector

Las meriendas solidarias, un riesgo para la salud

ELISENDA PONS

Productos de consumo que incluyen aceite de palma entre sus ingredientes.

Leonor MirallesSant Boi de Llobregat

¿Què opines del tema de discussió? ¿Què et sembla l'aportació d'aquest usuari? Envia la teva opinió per participar en el debat.

Dilluns, 19 de juny del 2017 - 14:00 h

Al finalizar el curso escolar es habituals en todas las escuelas hacer fiestas de despedida a los de sexto curso, recaudar fondos para que los estudiantes se vayan de viaje, para los refugiados o las comunidades hermanadas con nuestras poblaciones o para recaudar fondos para un niño del barrio con leucemia. Todas ellas, causas nobles, sin duda. Algunas de estas recaudaciones se celebran durante todo el curso escolar bajo la palabra “solidaridad”.

Las recaudaciones de fondos de muchas escuelas consisten en una merienda a buen precio. A pesar de que, en junio del 2011, se aprobó en el Congreso de los Diputados la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que prohíbe la venta en las escuelas de productos con más de 200 calorías, 0,5 gramos de sal, y aquellos que lleven una pizca de ácidos grasos trans (excepto lácteos o cárnicos), los padres, madres y escuelas se superan cada viernes en “solidaridad”, vendiendo estos productos sobre un tablón con patas dentro de los recintos escolares para recaudar fondos para una u otra causa.

En las aulas, el alumnado acaba de examinarse del tema de los alimentos y la pirámide alimentaria. En el patio pueden gozar de la solidaridad de los adultos, que son solidarios con sus causas, pero no con sus hijos.

Nosotros, expertos en nutrición comunitaria, endocrinos y pediatras, realizamos intervenciones en las comunidades autónomas para revertir el problema de salud, la epidemia no vírica más importante de los últimos tiempos, la obesidad, que será el canal de entrada a muchas enfermedades, una de ellas el cáncer. Mientras ustedes, padres, madres y escuelas, retroalimentan el problema con su afán solidario sin límites. Doctora Susana Moreneo, no puedo estar más de acuerdo con usted: “Hoy en día, hay que defenderse de la sobrealimentación, como nuestros antecesores se defendieron del hambre”. Y añado: el éxito de ello va a depender de lo que nos dejen formar a nuestros niños y niñas en las aulas. Porque no está bien esta negligencia moral.

Participacions dels lectors

Apaguin els mòbils al teatre

marta guerrero jimenez L'Hospitalet de Llobregat

Vull parlar d'una cosa que m'indigna molt, moltíssim. La relació entre els telèfons mòbils i el teatre.... continuar llegint

Una setmana amb un esboranc a la porta de casa

Ventura Subiela Barcelona

El 4 d'abril denuncio a l'Ajuntament de Barcelona l'aixecament de la vorera per les arrels d'un arbre situat al carr... continuar llegint

Un altre camp de futbol per l'Eixample esquerre

Jordi Borrell Barcelona

Al meu barri (l’Eixample esquerre) només tenim un camp de futbol. Aquest camp és de l’ajuntament. El comparte... continuar llegint

Media Catalunya, discriminada

Silvia Villanueva Ferragud Bruselas

Estoy totalmente de acuerdo el autor de la carta 'Brexit ... continuar llegint

Nivel B-2 de inglés, una normativa injusta

Carmen López Valverde Barcelona

En relación con la noticia publicada hace unos días sobre la decisión de la Generalitat de Catalunya de aplicar una moratoria de cuatro añ... continuar llegint

Cal un projecte social real per a la diversitat funcional

Silvia Garcia Yagüe Barberà del Vallès

Fa molt temps que treballo en aquesta idea, en què l'exclusió social que pateixen algunes persones, és fruit d'un sistema que es dedica a exclu... continuar llegint

La vida sense música seria un error

Salvador Torres Corbera

Sols hi ha una dona que enamora, que apassiona a tot aquell que l'escolta i que s'interessa per ella. Sols una que inclús obsessiona des del primer contacte amb ella... continuar llegint

Miseria social en el Serrallo de Tarragona

Andres J. Moreno Vilaseca

Las fot... continuar llegint