El Periódico

L'aportació dels lectors

Publica una carta del lector

Las meriendas solidarias, un riesgo para la salud

ELISENDA PONS

Productos de consumo que incluyen aceite de palma entre sus ingredientes.

Leonor MirallesSant Boi de Llobregat

¿Què opines del tema de discussió? ¿Què et sembla l'aportació d'aquest usuari? Envia la teva opinió per participar en el debat.

Dilluns, 19 de juny del 2017 - 14:00 h

Al finalizar el curso escolar es habituals en todas las escuelas hacer fiestas de despedida a los de sexto curso, recaudar fondos para que los estudiantes se vayan de viaje, para los refugiados o las comunidades hermanadas con nuestras poblaciones o para recaudar fondos para un niño del barrio con leucemia. Todas ellas, causas nobles, sin duda. Algunas de estas recaudaciones se celebran durante todo el curso escolar bajo la palabra “solidaridad”.

Las recaudaciones de fondos de muchas escuelas consisten en una merienda a buen precio. A pesar de que, en junio del 2011, se aprobó en el Congreso de los Diputados la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, que prohíbe la venta en las escuelas de productos con más de 200 calorías, 0,5 gramos de sal, y aquellos que lleven una pizca de ácidos grasos trans (excepto lácteos o cárnicos), los padres, madres y escuelas se superan cada viernes en “solidaridad”, vendiendo estos productos sobre un tablón con patas dentro de los recintos escolares para recaudar fondos para una u otra causa.

En las aulas, el alumnado acaba de examinarse del tema de los alimentos y la pirámide alimentaria. En el patio pueden gozar de la solidaridad de los adultos, que son solidarios con sus causas, pero no con sus hijos.

Nosotros, expertos en nutrición comunitaria, endocrinos y pediatras, realizamos intervenciones en las comunidades autónomas para revertir el problema de salud, la epidemia no vírica más importante de los últimos tiempos, la obesidad, que será el canal de entrada a muchas enfermedades, una de ellas el cáncer. Mientras ustedes, padres, madres y escuelas, retroalimentan el problema con su afán solidario sin límites. Doctora Susana Moreneo, no puedo estar más de acuerdo con usted: “Hoy en día, hay que defenderse de la sobrealimentación, como nuestros antecesores se defendieron del hambre”. Y añado: el éxito de ello va a depender de lo que nos dejen formar a nuestros niños y niñas en las aulas. Porque no está bien esta negligencia moral.

Participacions dels lectors

Barcelona dins la bombolla immobiliària de nou

Maxi Bazán Sant Feliu de LLobregat

Vivim en una societat que ve d'una crisi causada per la bombolla immobiliària que ens va fer embadalir en una vida de precaució. ... continuar llegint

Champions: El coco son los equipos españoles

Oriol Mora Barcelona

El lunes se hizo el sorteo de la Champions League y el resultado no fue el esperado para los equipos de la Liga Santander. Al Barcelona le... continuar llegint

Subestimar a Trump, su baza

Vigmar Esther Roa Mollet del Vallés

Donald Trump, la volatilidad de sus actos y su boca son realmente alarmantes. Trump es la gran bomba de relojería que nos tiene a todos en vilo y te... continuar llegint

Messi, el dios del dinero

Gisela Micolau Lafuente Barberà del Vallés

Tardó, pero Messi por fin renovó con su equipo del alma y su cláusula de rescisión subió a 700 millones de euros. Un... continuar llegint

Orgullo perico

M. Carmen Sáez Rebollo Parets del Vallès

Campanyes orquestrades cap a la independència

Víctor Montecino Valls Tortosa

L'astroturfing és una acció de relacions públiques que consisteix en l'orquestració d'una campanya perquè sembli sorgida espontàniament de la s... continuar llegint

Operación Eurovisión

Rocio Garcia Gomez Sant Climent de Llobregat

Operación Triunfo 2017 ha tenido una acogida increíble: una escuela simpática y un grupo de cantantes con talento que llegan a los espectadores... continuar llegint

Por una comida más nutritiva en los hospitales

Noemí Morillas Ripollet

Este fin de semana fui a visitar a mi tía al hospital tras una operación de rodilla. Mientras esperábamos para poder  verla, fuimos a la cafetería a pasar el ra... continuar llegint